Archive for 2 julio 2009

Mercado Laboral de los Funcionarios V.S. Sector Privado

julio 2, 2009
El mercado laboral del funcionario frente al mercado laboral privado

El mercado laboral del funcionario frente al mercado laboral privado

Cada uno elige su proyección profesional por diferentes motivos:

Los aspirantes a funcionarios en su mayoría lo hacen por comodidad, seguridad económica, y otras ventajas añadidas que difieren con el mercado privado.

En algunos casos si es cierto que se elije cómo única salida a un campo profesional específico casi inexistente en el mercado privado (opción que yo particularmente la considero adecuada).

Por otro lado y tras haber trabajado durante un tiempo en la administración como empresa privada externa si he notado y percibido que muchas de las personas que entran como funcionarios entran en una dinámica que termina en importarles picar su ficha, cobrar, aumentar su categoría, realizar cursos e irse de vacaciones y punto.

No suele existir un espíritu tan innovador, luchador, de sacrificio y autorrealización como lo he visto en la empresa privada. Quizás un espíritu algo político.

Actualmente tenemos en España unos 2,5 millones de funcionarios. Esto representa aproximadamente el 13% de los trabajadores en activo (para Andalucía esta cifra se incrementa a un 16% con 490,000 funcionarios y para Sevilla ni te cuento).

Poco a poco se están consolidando dos mercados divergentes en los cuales las ventajas y exigencias a nivel de trabajo son muy distintas.

El mercado laboral del funcionario juega con la seguridad laboral y niveles económicos más elevados que en la pequeña y mediana empresa. A su vez este mismo mercado (del funcionario) deja mucho que desear a nivel de efectividad laboral e innovación.

Como resultado de todo esto, los estudiantes, becarios y trabajadores júniors en su mayoría pasan directamente a opositar dejando a la empresa privada al descubierto.

No los culpo, los puedo entender, yo más bien culpo a la propia administración que poco a poco se está tirando piedras al tejado, haciendo una competencia de mercado laboral muy diferente al real y acabando con el tejido empresarial privado de España.

Quizás es el momento de regular y frenar el esta desproporción que hay.

Otro día hablaremos de los concursos públicos.

Anuncios